Add Page level

jueves, 23 de marzo de 2017

Después de Leer Esto Vas a Querer Terminar con el Estrés de tu Vida para Siempre.

 

¿Alguna vez escuchaste hablar del cortisol? Hoy te vamos a explicar de qué se trata y cuando sepas todo el daño que provoca a tu salud te aseguramos que intentará tomar las cosas con mucha más calma y tranquilidad.


El cortisol es una hormona esteroide que segregan las glándulas suprarrenales y que en dosis normales ayudan a equilibrar la insulina para el uso adecuado del azúcar y la grasa en la obtención de energía, controla el estrés, regula la presión arterial y el sistema inmunológico.

 Pero cuando estos niveles se incrementan de manera excesiva debido al estrés provocado por una presión constante, preocupaciones, alteraciones en la vida diaria y todo tipo de tensión a la que nos vemos sometidos por un ritmo de vida frenético que muchas veces no logramos controlar y nos supera, el cortisol se eleva conduciéndonos al estrés crónico y en muchos casos a la depresión.


Imaginemos una situación hipotética en la que te vez sometido a una situación de estrés. Supongamos que sufres un altercado en la vía pública que genera una discusión y un enfrentamiento con terceros. Esta situación de nervios y angustia pone tu cuerpo en alerta y se activa un impulso primitivo de protección que te prepara para la huida y que en tiempos inmemoriales alertaba a los individuos sobre el peligro y la necesidad de defenderse o escapar.

En ese caso el cortisol juega un rol de advertencia de que algo malo puede suceder y nos pone a la defensiva, pero cuando estos niveles se exceden y se repiten muchas veces durante largos períodos nuestro cuerpo se ve sometido a una idea constante de peligro que daña nuestra salud.

Te indicaremos de acuerdo al estímulo negativo del exceso de cortisol cuáles son las posibles consecuencias para tu cuerpo y también para tu mente. Toma en consideración estas advertencias y procura un equilibrio entre las exigencias de la vida cotidiana y las consecuencias que acarrean para tu salud.


Cambios de humor: los índices elevados de cortisol provocan problemas gastrointestinales porque disminuyen la producción de las enzimas que se necesitan durante el proceso digestivo y de esta manera no se absorben de manera correcta los nutrientes de los alimentos. En resumen, el aumento de cortisol impide una digestión saludable y una asimilación adecuada de nutrientes.

Poco descanso: por la mañana, es normal que el cortisol se incremente porque necesitamos despertarnos y encarar un nuevo día de actividades. Pero las personas en las que el cortisol permanentemente se encuentra elevado genera un estrés de las glándulas suprarrenales de manera tal que las obras que destinamos al descanso no fueron exactamente utilizadas para descansar porque nuestro cuerpo permanentemente estuvo en estado de alerta.

Incremento de peso: el cortisol puede incidir en el aumento de peso porque contribuye a almacenar grasa. Esta hormona es capaz de alterar la movilidad de los triglicéridos ubicándolos en células de grasa visceral, es decir que el estrés aumenta de manera efectiva en la zona del abdomen que es donde se concentra mayormente la grasa. Esta grasa al mismo tiempo es la más difícil de eliminar y es la que resulta ser más perjudicial para el corazón.


Asimismo, el cortisol incrementa los niveles de glucosa en la sangre algo que genera sensación de hambre y tu cerebro y te invita a comer más afectando tu peso y tu salud.

Envejecimiento prematuro: esta es una prueba del alcance que tiene el cortisol a la hora de dañar nuestro cuerpo porque no sólo actúa en el interior del organismo sino que también pueden verse reflejado el deterioro que genera en la piel. Este estrés incrementado deshidrata la piel y favorece la aparición de arrugas permanentes y prematuras.

Anula el sistema inmunológico: el cortisol no sólo nos perjudica de manera directa sino también indirecta por que inhibe el sistema inmunológico y nos deja desprovistos de protección debido al estrés ya que al mismo tiempo afecta nuestra alimentación.


¿Cómo disminuir los niveles de cortisol?

Toma en cuenta estos consejos para ayudarte a bajar tus niveles de estrés, y en consecuencia a nivelar el cortisol y llevarlo a índices saludables.

  • - Beber mucha agua.
  • - Realiza actividad física.
  • - Reduce tus dosis de cafeína.
  • - Cumple con tus ocho horas de sueño.
  • - Práctica yoga o realiza técnicas de relajación.
  • - Nivela tus índices de azúcar en la sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

CONTENIDOS RELACIONADOS